El Ministerio de Educación reconoce la debilidad del sistema escolar español

  • Publica "Datos y cifras 2015/2016"

La Federación de Enseñanza de CCOO destaca que el gasto por alumno/a ha descendido un 7 %. Exige que se corrija el presupuesto contemplado para 2016 y se garantice una inversión suficiente para atender el ejercicio del derecho a la educación, realizándose una distribución más equitativa.

25/09/2015.

La publicación ayer del informe "Datos y cifras 2015/2016" deja en entredicho las declaraciones del Ministerio de Educación (MECD), que a lo largo de la legislatura ha defendido justo lo contrario de lo que ahora sus propias estadísticas revelan: el sistema educativo español ha sufrido los recortes más duros de su historia, como muestran los indicadores de recursos más importantes y anticipó CCOO en sus informes de comienzo de curso

El sindicato denuncia que, para maquillar las cifras, Educación suele estimar al alza su previsión de gasto. Para 2015 adelanta que se quedará en el 4,23%, un dato que, según los cálculos de CCOO, está por encima del real y que, en cualquier caso, nos aleja de la media europea y nos retrotrae a niveles previos a 1990, cuando en España no existía la educación obligatoria, la Formación Profesional tenía un diseño totalmente diferente y las tasas de escolarización en Infantil estaban muy alejadas de las actuales. 
 
El MECD no solo reconoce que el gasto educativo por alumno/a ha descendido un 7 %, sino que, asimismo, ha caído la inversión en becas y ayudas respecto a cursos anteriores, así como los beneficiarios.
 
La Federación de Enseñanza de CCOO recuerda que el número de profesores sigue disminuyendo mientras que crece el alumnado, lo que no impide que las tasas de escolarización de los jóvenes de 17 y 18 años bajen, a pesar del alto paro juvenil que sufre nuestro país. Además, el informe recoge que la previsión del año pasado referida al alumnado de Formación Profesional Básica, que se ha convertido en un fiasco, erró al alza en un 32 %.
 
Especialmente engañoso resulta el indicador "número medio de alumnos por profesor" y su comparación con Europa, ya que en la mayoría de los países de la UE existe un porcentaje importante de personal no docente, como cuidadores, sanitarios, trabajadores y trabajadoras de apoyo, etc., del que carecen los centros escolares españoles. Si tenemos en cuenta a este personal y lo relacionamos con el número de estudiantes, las cifras dejan en mal lugar a España: los países más avanzados de la UE cuentan con un trabajador o una trabajadora de apoyo por cada siete docentes; en nuestro país la ratio es de uno por cada 20. Por tanto, para que el indicador sea fiel a la realidad, lo correcto sería usar el indicador de número de alumnos/as por grupo, algo que evita a toda costa el Ministerio de Educación.

Por último, CCOO señala que el descenso de la escolarización en centros públicos (68,1 % en 2014/2015 frente a 68,3 % en el curso anterior) no es creíble. La crisis ha incrementado el número de estudiantes de los centros públicos, bien por el retorno a las aulas de quienes no tienen otras alternativas, bien por el mantenimiento en estas por el mismo motivo. Esto es aún más notable si tenemos en cuenta otras enseñanzas más allá de las de régimen general.
 
Ante las evidentes muestras de debilidad del sistema educativo que los datos oficiales de Educación ponen de manifiesto, la Federación de Enseñanza de CCOO exige al Ministerio que se corrija el presupuesto previsto para 2016 y asegure una inversión suficiente para atender el derecho a la educación, realizándose una distribución más equitativa.
 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.